Comenzaremos este post recordarte que hay un riesgo ocular que tendemos a ignorar todos los seres humanos, y no es otro que el que realizan los dispositivos digitales a las personas que trabajan con ellos durante horas. Estar frente a un ordenador/móvil durante gran parte del día puede hacer que en nuestros ojos aparezcan daños que en algunos casos pueden incluso llegar a ser irreversibles.

Hoy, nos centraremos en otro tipo de daño, como el que los productos químicos, eléctricos, térmicos, etc., pueden llegar a realizar en nuestros ojos.

Es por eso que el uso de pantallas o gafas desprotección adecuadas para tu labor es una elección de vital importancia para mantener a salvo tus ojos mientras realizas tu profesión. Te recordamos un post anterior de El Armario Laboral en el que hablamos sobre los diferentes tipos de protección.

Pero, ¿cuáles son las lesiones más habituales?

Pero tranquilos, que esto es solo un paso más de la era digital de El Armario Laboral porque muy pronto os seguiremos trayendo novedades en nuestra forma de comunicar en redes, logística, etc.

– Los impactos y golpes a los ojos.
– Las partículas extrañas (polvo, suciedad, metal, astillas de madera, etc).
– Las quemaduras por fuentes luminosas pueden ser causadas por la exposición a soldadura, rayos láser o a otras fuentes luminosas muy brillantes.
– Las salpicaduras de sustancias químicas (disolventes, pinturas, líquidos calientes, etc).

Casi el 70% de las lesiones oculares en el trabajo son por causas físicas como resultado de objetos que caen o salen volando, o chispas que golpean el ojo, sobre todo cuando se trabaja con soldadura, las chispas pueden quemar la córnea y causar una lesión grave; otras lesiones son ocasionadas por objetos punzantes u otros como: ramas colgantes de árboles, cuerdas/sogas sueltas, cadenas, herramientas y poleas suspendidas en el aire sin la seguridad correspondientes.

Según la Normativa Europea, las gafas para uso laboral han de estar certificadas en su conjunto (monturas más lentes) no contando con certificación cada una de sus partes por separado. Es decir, no se pueden utilizar monturas con oculares que no hayan sido certificados con ellas. Aparte del obligatorio marcado «CE» también son obligatorias las marcas identificativas del grado de protección.

Pero, ¿cómo puedo evitar los accidentes oculares?

1. Identificar y evaluar los riesgos existentes en los puestos de trabajo.

2. Anteponer los medios de protección colectiva a los de tipo individual.

3. Facilitar los equipos de protección individual necesarios y reemplazarlos en caso de deterioro o caducidad. Deberán contar con el certificado CE.

4. Formar e informar a la plantilla en los riesgos laborales.

5. Vigilar el uso correcto de los equipos de protección de protección individual o EPI’s.

6. Acotar y señalizar las zonas de trabajo, especialmente aquellas que resulten peligrosas o puedan generar riesgos a terceras personas.

7. Mantener el orden y la limpieza en los puestos de trabajo y garantizar una correcta iluminación.

8. Garantizar una adecuada vigilancia de la salud.

9. Garantizar la presencia de lavaojos señalizados en los centros de trabajo donde resulte necesario e impartir formación sobre su uso adecuado.

Recuerda que la mejor solución la encontrarás siempre en nuestro departamento de protección ocular